jueves, 24 de septiembre de 2020

 

SAN MARTIN XOCHINAHUAC  VERSOS A SU FIESTA PATRONAL.

Por Martín Borboa

El fin de semana quise

visitar a San Martín,

comí barbacoa y tuve

un delicioso festín.

 

La iglesia es muy bonita

muy bien pintada está,

tiene su encanto chiquita

que luce con majestad.

 

  


En su puerta de madera

tiene las dos versiones,

que del Santo que venera

se adoran en las naciones.

 

Una es la famosa estampa

de soldado en caballo blanco,

en acto de compartir la capa

con un pedigüeño anciano.

 

La otra es su formal figura

vestido de Obispo arreglado,

lo que revela y asegura

que su profesión ha cambiado.

 

Al fondo en el altar

San Martín Obispo campea,

y al inicio, al entrar

San Martín de Porres se eleva.

 

Este barrio me gusta

porque es una gran familia,

el párroco en misa justa

los agrupa en la homilía.

 


  

En su fiesta, entre flores

y cantos los fieles festejan,

con devoción en sus corazones

arreglos y oraciones dejan.

 

A la entrada parroquial

un hermoso tapete le viste,

colorido, fino, genial

que mirarlo nadie resiste.

 

Con aserrín de colores hacen

alabanza a Nuestro Señor,

figuras pintadas yacen

para adorar lo Superior.

 

“Lugar rodeado de flores”

dice su glifo o membrete,

más el rodeado señores

es en noviembre el jinete.

 

Pues en cada festejo anual

al Santo Caballero,

de flores lo cubren tal

que no para uno de verlo.

 

He estado parroquia adentro

apreciando los frescos aromas,

de las flores en el centro

que forman tan altas lomas.

 

A mitad del pasillo entero

desde su caballo nos mira,

el Santo Martín Caballero

cuya rostro paz inspira.

 

No hay lugar más bonito

en ese onceavo su día,

para celebrar con ahínco

al Santo que nació en Hungría.

 

Fue un soldado romano

que media capa compartió,

dando al Viejo en su mano

la tela que para Él cortó.

 

Después en sueños veía

que fue a Jesús quien ayudó,

pues Él la capa vestía

y así al ejército dejó.

 

La media capa se guardó

en especial habitación,

por lo que “capilla” se llamó

a dicho sitio de oración.

 

Al guardián de la “capilla”

“Capellán” se le nombró,

luego el mundo lo replica

y de “capillas” se llenó.

 

San Martín avanzó en lo religioso

inspirado por amor a Cristo,

y en Francia de un sitio hermoso

pronto se volvió el Obispo.

 

Razón que la parroquia tenga

la imagen del militar,

y la del Obispo mantenga

muy arriba del altar.

 

En su fiesta: antojitos y juegos

plátanos, crepas y atole,

hay gente que viene de lejos

por su pan y sus cocoles.

 

Debo admitir que yo vengo

a su fiesta cada año,

pues grave adicción ya tengo

a su pan sabor de antaño.

 

Nuestro Obispo viene al evento

cuyo programa es variado,

el pueblo está muy contento

y muy bien organizado.

 

Hay juegos de destreza

y números culturales,

a todos les interesa

disfrutarlos como iguales.

 

Con encuentro artesanal

festejan cada noviembre,

con mariachi nacional

“Mañanitas”, como siempre.

 

Con importantes donativos

lograse recaudo histórico,

desde arreglos decorativos

hasta ballet folklórico.

 

La vestimenta de San Martín

la portada floral del atrio,

la energía del Chinelo sin fin

y la música en el patio.

 

Conferencia, crónica y Cochinelos

estudiantinas, box y lucha,

Mojigangas, danza y buñuelos

seguro San Martín escucha.

 

Pues todo éste maneje

es por el agradecimiento,

qué con su capa nos protege

y nos arropa en sentimiento.

 

¡Buena muestra fotográfica

con los rostros de la población!,

es una prueba benéfica

de lo que llevan en el corazón.

 

Es el amor a su barrio

es por aprecio a su tierra,

es un deber primario

elevado como una estrella.

 

Por eso recorre la imagen

de su Santo las callejuelas,

brazos sobran que lo carguen

o lo vistan con lentejuelas.

 

Estandartes de pueblos vecinos

con danza de Cochinelos,

acompañan en sus caminos

al Santo primordial de ellos.

 

Los negocios y viviendas

con dorado y blanco decoran,

las fachadas se contentan

y saludan a quien adoran.

 

A las once de la noche

de un día antes de la fiesta,

inicia el canto en derroche

y sigue hasta que amanezca.

 

Novenario y misas completas

rememoran al Santo patrón,

y por eso gentes contentas

le organizan este fiestón.

 

Desde 16 de septiembre

hasta después de los “Mecates”,

ponen los juegos fiebre

de adrenalina en visitantes.

 

Sonido, movimiento y luces

emoción hay para rato,

aunque también hay cruces

y rezos al patrón Santo.

 

De noche junto al templo

en cada noviembre queman,

un castillo para el pueblo

y para el Santo que veneran.

 

Xochinahuac se engalana

cada año con su fiesta,

se divierte gente sana

que su Fe nos manifiesta.

 

¡Viva San Martín Caballero!

¡Patrono del porvenir!,

que en noviembre venidero

a honrarlo invitamos a ir!.



5 comentarios:

  1. Muy buenos versos dedicados a la fiesta tradicional de San Martín Xochinahuac que nos invitan a conocer este pueblo representativo de Azcapotzalco , como el libro de la Memoria Historica que publicaron alla en San Martín ,que también nos genera un sentir parecido , felicidades !!!!

    ResponderEliminar
  2. Esos versos bien merecen fijarse en una placa en el pueblo de San Martín, felicidades al autor y enhorabuena para el pueblo de San Martín , saludos

    ResponderEliminar
  3. Excelente su prosa y su verso, que a mi santo ha hecho manifiesto... Gracias mi buen amigo Martin, tocayo de aquel Santo al que hacemos festín...

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigo Martín por tan grande regalo. Tus palabras son almas del sentimiento más amado. Mucha es tu virtud y grande tu voluntad que a los corazones nativos no has echo vibrar.
    En años mis ojos han visto lo que acabas de relatar. que no sean las últimas letras que tu creatividad regala, más bien que sea el comienzo de lo que aqui has echo gala.

    Con afecto para el amigo Martín Borboa de sus amigos del colectivo cultural del pueblo de SAN Martín Xochinahuac.

    ResponderEliminar
  5. Servidor y amigo José Felipe López

    ResponderEliminar