miércoles, 16 de diciembre de 2020

 AVES EN MURALES DE AZCAPOTZALCO

Por Martín Borboa

Para mi mamá, quien me crió en la tierra, y reencontraré en el cielo, para seguir volando juntos.

Los mexicas, decían ellos mismos, vinieron de un lugar llamado Aztlán (sitio de garzas blancas).

Fueron guiados por su dios Huitzilopochtli que adoptó forma de colibrí (de los cuales la mayoría de las especies son verdes).

Llegaron a su destino que fue una isla en donde había un nopal (carnosa planta verde de frutos rojizos), sobre del cual se mostraba orgullosa un águila (de plumaje rojizo que representaba para ellos, al sol).

Blanco, verde y rojo, los colores de las aves que señalan su trayecto: origen – camino – destino.

Por eso no me extraña para nada que los eligiera Agustín de Iturbide para a libertaria bandera Trigarante: enseña del exitoso ejército que eliminó el nombre de Nueva España, para restablecer mucho de lo antiguo bajo el nombre de Imperio Mexicano. Y desde 1821 hasta el día de hoy: “de Iturbide la sacra bandera, mexicanos valientes seguid”, como cantara el potosino Francisco González Bocanegra en el Himno nacional mexicano original completo.

Solo nueve banderas nacionales en el mundo contienen aves: la de México, Albania, Dominica, Ecuador, Egipto, Guatemala, Kazajstán, Kiribati, Montenegro, Papúa Nueva Guinea, Serbia, Uganda, Zambia y Zimbabwe.

Volviendo a las aves, por algo el zacatecano Ramón López Velarde empezó el Primer acto de su famoso poema “La Suave Patria” así:

“Patria: tu superficie es el maíz,

tus minas el Palacio del Rey de Oros,

y tu cielo las garzas en desliz,

y el relámpago verde de los loros”.

 

DIA DE LAS AVES

Es curioso, pero quizá responde a alguna necesidad de conservación y conciencia, que el Día internacional de las Aves, se celebra el 10 de enero, y el Día Mundial de las Aves Migratorias, sea el segundo sábado de mayo. Su belleza, su vuelo, su trino, son algunos de los elementos que han cautivado a la humanidad. En la gran mancha urbana que es nuestra ciudad, varias especies de aves se han adaptado, y otras han elegido ciertos “pulmones verdes” para habitar o llegar en época de su migración. En Azcapotzalco el segundo caso ocurre principalmente en el Parque Tezozómoc.

La etimología latina del término “ave” proviene de “avis”, y la comparte con palabras como avestruz, aviación, avión, aviador, etc. Avis fue el nombre de la segunda dinastía que gobernó Portugal por casi 200 años, con 8 reyes de forma sucesiva. A esa Casa reinante pertenecía Isabel de Portugal, emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico y reina de España. Ella firmó en 1532 la cédula para que la población llamada -de Los Ángeles- obtuviera el titulo y los derechos de ciudad. Hoy se llama Puebla de Zaragoza, pero también es conocida como Puebla de los ángeles, Angelópolis.

 

QUETZALCOATL Y LAS AVES EN SU DESPEDIDA

Como se sabe, fue Quetzalcóatl el dios que vino a Azcapotzalco a encontrar el maíz para dar de comer al hombre. Por esto, y por tener su nombre parte de ave, quise incluirlo en este sencillo homenaje a las reinas del aire.

En la obra “La literatura de los aztecas”, de Ángel María Garibay, (Editorial Joaquín Mortiz, Primera edición, decima octava reimpresión, 1997, México, Pág. 34 y 35), hay un canto que describe cómo es que Quetzalcóatl subió al cielo. Llegó el final de una etapa en la vida y la estancia del dios en nuestras tierras. No así de sus lecciones ni sus promesas. Se retiró a la orilla del territorio.

“Se cuenta que en el año 1-Caña llegó a la ribera del mar, al a playa del gran océano.

Se puso en pie allí y se echó a llorar. Tomó sus aderezos y se los fue revistiendo: su atavío de plumas de quetzal y su máscara de turquesas.

Ya que se había aderezado, el mismo se prendió fuego. Y en llamas se abrasó…

Y es fama que cuando ardió y sus cenizas se alzaron, vinieron también a verlo y estuvieron contemplándolo todas las aves de hermoso plumaje que por los aires andan volando: la guacamaya de rojas plumas, y el azulejo y el tordo fino, el luciente pájaro blanco, y los loros y papagayos, los de amarillo plumaje y todas las aves finas.

Y cuando cesaron de arder las cenizas, a la altura se elevó el corazón de Quetzalcóatl. De allí ha tomado su nombre de Dueño de la Aurora”.

 

ALGUNAS REPRESENTACIONES DE AVES EN AZCAPOTZALCO

Mosaico en la calle Huitzilin (colibrí) en San Martín Xochinahuac.

Restaurante “El colibrí”. Calle Mimosas No. 90, Esq. Av. 16 de septiembre. Colonia Pasteros.

Mural en barda del panteón de Santa Lucía y Mural en Calzada Las Armas, esquina Francisco Villa.

Murales frente a Walmart, Avenida Cuitláhuac. (2020)

Bajo puente del paso del Tren suburbano, sobre Avenida Cuitláhuac. (2020)

Calle Córcega esquina Avenida Cuitláhuac. (2020)

Murales a lo largo de la Calzada Camarones, entre vialidades Eulalia Guzmán y 22 de Febrero. (2020)

No hay comentarios:

Publicar un comentario