martes, 16 de marzo de 2021

 

 LA CALLE DE GANTE Y CLAVERIA

Por Gustavo Aquino

Gante y Clavería, ¿porqué los relacionó automáticamente? Por un pequeño local usado como cafetería parecido a uno de Clavería. La primera vez que estuvo en Azcapotzalco desayunó ahí.

Mecánicamente relacionó los dos lugares, como la mirada de la hoja de un árbol que despunta la noche. Se acomodó la mochila al hombro, se tenía que quedar en el albergue, aún alcanzaría esa cena caliente que sirven en la época de invierno. Llegó al Eje Central y caminó hacia Garibaldi.

La calle de Gante, una de las calles más hermosas del Centro Histórico de la Ciudad de México, siempre está lleno de gente. Jóvenes que llegan al primer encuentro amoroso, ancianos sentados en las jardineras esperando lo que podría su última primavera. Bares y cafés donde añoran turistas su lejana tierra. Vagabundos de todas partes del mundo que cargan un timón al que dan vuelta con una leve brisa, ignorando aquel faro tan parecido a un astro en el cual habitan Alicias, Raqueles, Circes, Rómulos y Remos.

Él camina sin rumbo. Un microbús deja caer a un pasajero, una linda mesera que sirve un café. Buscaba entre aquellos locales “El Lobo Estepario” una famosa cantina entre algunos poetas, periodistas, y estudiantes de literatura. El local aún permanecía, pero no esa cantina, sin embargo, se veía remodelado, cortinas nuevas, fachada recién pintada, y un letrero anunciaba próxima inauguración. El albergue también está cerrado, no queda de otra, más que regresar.

Volver al Callejón de Victoria donde las madres salen enojadas por un novio desconocido, greñudo, correr sobre Democracias, no hay rescate, peor cuando los perros te corretean, esquivar al paletero, un puesto de frutas, al vendedor de tacos, el amigo que te saluda y tu corriendo, hasta que aparece la avenida Tezozomoc  y  subes al bendito pesero, jadeando.  Regresas a la realidad cuando el conductor te pide que pagues. No queda más que descender por la falta de presupuesto. Pero al fin ya estás en el Centro Histórico de Azcapotzalco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario