lunes, 16 de agosto de 2021

 

Colectivo Cultural Pueblo de San Martín Xochinahuac

Tlazohcamati miyac Copalcoahuitl

Llegaste de Perú hace más de 500 años, los hermanos sudamericanos compartieron tus bondades, llegaste y como suele pasar con todo lo que conoce a nuestro hermoso país, decidiste quedarte y ser mexicano. Y crecieron miles de árboles de pirul en todo el territorio.

Tu ancho tronco, tus fuertes ramas, sostuvieron los pies de aquellos niños que trepaban, y aunque algunos al caer sangraban, el menjurje que brindaban tus hojas, los sanaban.  Eso es parte de las celebraciones de la infancia. En el pirul se cuelgan piñatas en cumpleaños y posadas, y porque no, también se llegó a colgar a aquel traidor de Jesucristo en semana santa y se defiende el honor con cerbatanas y resorteras desde la trinchera de sus ramas.

Manos, brazos y piernas regresan a casa, después de una tarde de juegos, embarrados de una sustancia pegajosa que huele a las aventuras en el pirul. Un olor a madera penetrante con mucho de pimienta, un poco de clavo y algo de resina

Las ramas y hojas cuelgan del árbol como desmayadas, como si no tuvieran voluntad. Sin embargo, en cuanto el viento sopla, comienzan a moverse mágicamente, barriendo con su vaivén una dimensión invisible. Atestiguan un cotidiano regreso a la vida desde el inframundo y tal vez por esta habilidad de traspasar la muerte, el pirul se usa comúnmente para alejar espíritus o recuperar la salud en todo tipo de baños curativos, limpias y rituales.

Tiene 10, 20 y hasta 50 usos medicinales y cosméticos, como si fuera tónico milagroso que anuncia un merolico de feria. Es bueno para los pulmones, el hígado, el riñón y la vejiga. Cura “las reumas” y alivia la constipación. Cicatriza heridas y suaviza los dolores de cabeza, garganta, piernas y muelas. Mejora la vista y ayuda a adelgazar, y hasta combate esas enfermedades de las que nadie quiere hablar, esas que se contraen en momentos de fiebres y calenturas que queman el cuerpo y el alma.

Por su alta vibración, libera de todo tipo de maleficios, envidias y malas intenciones.

Y es por todas tus bondades, por todos tus conocimientos, por toda la sabiduría que traes contigo, pero sobre todo, por ese abrazo que recibimos de tus ramas, que te lloramos hoy; terrible día 18 de julio, fecha en la que decidiste caer, decidiste dejar de brindarnos tu sombra y tu protección de todo lo malo que nos puede llegar a aquejar en nuestros corazones.

Tu partida ha sido dolorosa en todos sentidos, ya que contigo se fueron recuerdos, sueños, la ilusión del primer beso, el descanso de los mayores, el cobijo de las aves en las lluvias, el refugio de un gatito o perrito abandonado, el punto de reunión de los vecinos, de celebraciones religiosas, de alguna ruptura, de alguna perdida, viste y cobijaste a muchos nativos del pueblo, así como a vecinos aledaños. Y aun después de haber decidido caer, fuiste la alegría para algunos niños que te treparon por última vez.

La comunidad del pueblo de San Martín Xochinahuac que te adopto sigue llorando, sigue lamentando el no haber podido hacer más por ti, replantarte, levantarte, todo un sinfín de pensamientos pasaba por las mentes de aquellos que disfrutaron de tu sombra, de tu magnificencia, de todo el esplendor del que fuiste parte en sus memorias. Hoy no nos queda más que decir a los que vivimos “junto a las flores” Tlazohcamati miyac Copalcoahuitl (Muchas gracias árbol pirul). Por llevarte toda la energía negativa y no dejar que nos hiciera mal.

1 comentario:

  1. Felicidades Mary muy buena crónica del árbol que en algún momento nos cobijo, gracias

    ResponderEliminar